viernes, 29 de febrero de 2008

Sintiendo el apretón

Hacer patria fuera del país de uno no es fácil y es lo que están sientiendo empresarios latinoamericanos que se han instalado en China. Esta mañana conversé con Diego Gieco, uno de los dueños de la Hispano Argentina, una empresa de casi 100 años de antiguedad que le vende cueros argentinos a fábricas de zapatos chinas.
Gieco se instaló en la provincia de Guangdong hace 11 años y en el 2005 abrió una fábrica para hacer la terminación de los cueros en la ciudad de Huizhou, en donde 120 operarios procesan los cueros que vienen de Argentina. "La mano de obra se está encareciendo y está cada vez más difícil de conseguir. La mayoria de los operarios prefieren trabajar en fábricas de televisores y computadores", me contó Gieco.
Aun así, a diferencia de muchos empresarios chinos que se quejan de las nuevas leyes de protección al trabajador porque encarecen la mano de obra, Gieco cree que ya es hora de que China mejore las condiciones de trabajo. "Si bien las leyes encarecen los operarios, son buena noticia. Nosotros pagamos mas que otros competidores y tenemos una visión más humana de los trabajadores que acá no se tiene", dice el empresario.
Las fábricas que le compran cueros a La Hispano Argentina son en su mayoría de inversionistas de Taiwán y Hong Kong.
Hace poco escribí este artículo sobre el efecto del alza en los costos de producción en China.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario