domingo, 24 de febrero de 2008

Dennis El Gaviero

Yo empecé a entender el tamaño de la asombrosa transformación que se opera en China mirando por la ventana de mi apartamento. La vista desde mi habitación, a lo lejos, es del Canal Occidental de la isla de Lamma, un estrecho por donde pasan todos los barcos mercantes que entran y salen del puerto de Hong Kong.
Día y noche enormes buques transitan el canal llenos hasta el tope de contenedores que llegan con materias primas, alimentos o petróleo y salen cargados de productos con la etiqueta "Made in China".
La buque-pista no se desocupa ni siquiera en las noches de niebla, cuando los barcos suenan sus silbatos lejanos y me hacen pensar en los libros de Alvaro Mutis.
Por algún motivo, tal vez por culpa de Mutis, esos barcos que van y vienen de lugares exóticos me producen fascinación.
Es una fascinación solitaria, porque cada vez que hablo de eso con alguien, mi interlocutor me mira como si le estuviera confesando que me intrigan las tuberías de desague o las grúas de construcción.
Eso es porque no saben de Dennis Shum.
La verdad es que yo tampoco conozco a Dennis Shum. Sólo sé lo que encontré sobre él en Internet. Sé que vive a dos edificios del mío y que su hobby es mirar los barcos que pasan primero por su ventana y después por la mía. Shum les toma fotografías y los clasifica. El es lo que en inglés se llama un shipspotter, un "observador de barcos", una de esas aficiones que uno ni siquiera se imagina que existen.
La colección fotográfica de Shum ya tiene dos mil barcos. Cerca de 35 de ellos son de la chilena Compañía Sudamericana de Vapores, la mayor empresa naviera de América Latina y una de las diez principales del mundo. Ahora me entretengo tratando de adivinar a qué empresa pertenecen los cargueros, imaginándome que un poco de Latinoamérica pasa por mi ventana.

3 comentarios:

  1. Mucha nostalgia eso de estar pensando qué cosas conocidas van en esos barcos... Bultos con café para el desayuno, cajas con frutas tropicales para el salpicón, litros de gaseosas para el almuerzo familiar del domingo y será que hasta esos nuevos tamales enlatados pasarán por tu ventana???

    ResponderEliminar
  2. Hay tamales enlatados? Me podrias mandar algunos?

    ResponderEliminar
  3. Y también hay lechona en lata y ajiaco en polvo! Incríeble, no?

    ResponderEliminar

Déjame un comentario