jueves, 1 de mayo de 2008

Dingding: música tibetana Made in China

El Tíbet y la China no son una buena combinación y los conflictos de las últimas semanas lo han vuelto a demostrar. Pero existe un lugar en donde ambos conviven de manera armónica y también melódica.
Ese lugar es la música de Sa Dingding, una cantante china cuya mezcla electrónica de folclor tibetano, mantras budistas y melancólicos sonidos centroasiáticos está siendo recibida en Europa como la próxima revolución en el género de World Music.
Los críticos describen el sonido de Sa como inolvidable y magnífico, mientras que artículos de prensa le encuentran parecidos con Bjork, Enya e incluso con Madonna, tres artistas cuyos estilos no tienen nada que ver entre sí.
Su música es difícil de definir, como se deduce de la terminología antropológia y esotérica que utiliza su casa disquera en los comunicados de prensa, pero es original y despierta una nostalgia de lugares míticos y tiempos remotos que es muy relevante en este siglo, en el que ya quedan muy pocos espacios por uniformizar. Conversé con Universal Music y con un crítico musical sobre las claves del éxito de Sa Dingding.
Hija de madre mongola y padre chino, la artista ha encontrado inspiración en los sonidos de las minorías étnicas de lugares como el Tíbet o Yunnan -provincias chinas-que luchan por no dejarse avasallar por la cultura Han, la etnia dominante en el país a la cual pertenece más del 90 por ciento de la población, Sa Dingding incluida.
Conocida en el ambiente musical chino desde el 2000 cuando ganó un concurso de la televisión estatal, la cantante es una estrella en su país y es invitada de rigor en galas musicales y entregas de premios MTV. La joven de 24 años es incluso uno de los personajes centrales en una historia ilustrada al estilo manga, muy popular entre los jóvenes chinos.
Pero triunfar en China, en donde la escena musical está poblada de jovencitas insustanciales que parecen seguir la misma fórmula comercial, es una cosa. Ofrecer una propuesta creativa que impacte a los saturados oídos occidentales, es otra.
"Desde una perspectiva occidental creo que mucha gente encuentra la música del este asiático difícil de oír, especialmente las voces. La forma moderna como Sa Dingding ofrece su música es muy seductora, lo mismo que su voz, dulce y definitivamente china. A mucha gente le atrae también su belleza y su llamativa forma de vestir", dice Con Murphy, crítico de música inglés que fue uno de los primeros en identificar en su país el potencial de la nueva revelación asiática.
La historia de Sa Dingding es tan inusual como su música. Nacida en Mongolia, pasó los primeros veranos de su vida con su abuela nómada, durmiendo a la intemperie y viajando a través de las praderas del centro de Asia.
A los 10 años ya sabía que quería ser cantante y cuando la familia se fue a vivir a Pekín, la joven empezó a recibir educación musical. Su fascinación por las culturas minoritarias la llevó a viajar por regiones apartadas de China y en esos viajes siguió nutriéndose de las influencias musicales y espirituales que se ven reflejadas en su música.
Sa Dingding es adepta al budismo y al yoga, y estudia sánscrito, tibetano y lagu, éste último un idioma prácticamente extinto en China. Algunas de sus canciones son cantadas en mandarín, pero otras son una mezcla de los otros idiomas y de una lengua inventada por la artista que, según ella misma explica, está basada en la comunicación que tenía con su abuela nómada.
Sa es también una instrumentista aplicada: toca el zhen -cítara china con 25 cuerdas-, el tambor, el gong y el morin kuhuur, una especie de violín característico de Mongolia.
El ingreso a las grandes ligas internacionales de Sa Dingding sólo se produjo tras el lanzamiento en agosto pasado de su álbum Alive, su primera tentativa de conquistar a un público más allá de las fronteras chinas.
Hasta el momento, ha sido una apuesta ganadora. Hace dos semanas, la artista recibió el prestigioso premio de World Music de la BBC Radio 3, lo que le dará derecho a actuar en julio próximo junto a otras figuras importantes del género en el Royal Albert Hall de Londres.
Con ocasión del premio, la prensa inglesa la ha reseñado casi a diario resaltando la espectacularidad de su fusión musical y promoviéndola como un producto de exportación made in China.
La artista ha evadido hábilmente todos los intentos de los periodistas de involucrarla en discusiones políticas, lo que también le ha valido acusaciones de producir una música puramente comercial que ofrece una versión pasteurizada de la realidad en que viven las minorías étnicas en China.
"Puedo decir que ella es un producto totalmente original y que todo viene de su imaginación. Ese sonido auténtico de los tradicional y lo moderno es único y es lo que el público está reconociendo", dice Iain Snodgrass, Director Internacional de Marketing de Universal Music, el sello discográfico detrás del lanzamiento en cincuenta países de Alive.
A pesar de ser comparada con importantes figuras femeninas del pop actual, el hecho de que su género sea el de World Music puede representar una limitación para Sa Dingding. A no ser, como advierte el crítico Con Murphy, que ella cambie su público. "A Bjork le va bien en parte porque canta en inglés y si Sa Dingding quiere realmente despegar, tendrá que intentar ese camino. Existe una tendencia entre los oyentes de World Music y entre los medios de pasar a la siguiente novedad rápidamente y Sa Dingding puede acabar como una breve referencia si no adapta sus álbumes al público occidental".
Por lo pronto, los próximos meses serán de mucha actividad para Sa Dingding. Además del concierto programado en Londres y de una participación en el Festival WOMAD, el más importante en su género, la cantante está definiendo su participación en alguna de las principales ceremonias de los Juegos Olímpicos que se inaugurarán el 8 de agosto en Beijing. Todo eso se suma al trabajo de promoción del álbum Alive que será lanzado en julio en Estados Unidos y al intenso estudio de inglés, el nuevo desafío lingüístico de la artista china.
Escuche aquí la música de Sa Dingding.

2 comentarios:

  1. Adriana,
    me sigue fascinando tu blog. Lo mas interesatne de todo es que no solo me encanta por lo que escribes, como lo escribes y la estetica que domina, sino que ademas se ha convertido, poco a poco, en una fuente de inforamcion casi diaria para mi sobre lo que pasa en China.
    De repente hay dias en que me encuentro hambrienta de entrar a ver que has actualizado y que esta pasando visto desde tus cronicas.
    Espero que escribas un libro de recopilacion...
    besazos
    Aurora

    ResponderEliminar
  2. Aurora,
    Gracias por tus palabras tan inmerecidas. Qué delicia tener lectoras como tú. Me motiva a invertir lo mejor de mí en el Blog.

    ResponderEliminar

Déjame un comentario