martes, 13 de mayo de 2008

¿Aviso de la naturaleza?

El periódico oficial China Daily publica hoy esta fotografía tomada el viernes pasado en Taizhou, en la provincia china de Jiangsu, en la que se ve a cientos de sapos tratando de cruzar una calle en plena zona urbana. El diario dice que hubo escenas similares en Manzhu, un lugar a 60 kilómetros del epicentro del terremoto de ayer, y sugiere que la extraña presencia de los batracios fue un aviso del desastre, que nadie supo leer.
El continente asiático y la región sur del Océano Pacífico, han sufrido 58 de los 101 grandes terremotos de magnitud igual o mayor a 8 puntos en la escala de Richter ocurridos en el último siglo, por lo que no sorprende que exista una Comisión Sismológica Asiática de la cual hacen parte los principales expertos regionales en el tema.
Cada año, la Comisión se reúne para revisar los avances hechos en la investigación de los fenómenos sismológicos, pero a pesar de los esfuerzos y de los recursos invertidos, es poco lo que se ha progresado para poder emitir señales de alerta que salven vidas.
En Tokio, en donde el gobierno calcula que existe un 70% de posibilidad de que se produzca un gran terremoto en los próximos 30 años, los sistemas de alarma han podido detectar temblores con segundos y hasta un par de minutos de anticipación. Tiempo suficiente para apagar la estufa, meterse debajo de una mesa o abrir la puerta de la casa, pero no mucho más.
Dos veces durante nuestro tiempo en Japón, participamos de una Jornada de Preparación para los Terremotos en la que expertos hablaban de qué hacer y qué no hacer en esa eventualidad. De ellos aprendimos a dormir siempre con una linterna y un par de zapatos debajo de la cama, a tener botellas de agua repartidas en closets y cajones por toda la casa y a no dejar nunca el tanque de gasolina del carro bajar de la mitad.
Pero lo que todos los participantes de los simulacros sabíamos, es que no importa cuán preparado crea uno estar, la realidad será siempre más aterradora que cualquier simulación.
La Jornada de Prevención incluía siempre un “viaje” en un simulador de terremotos parecido a éste que encontré aquí, que da una idea de los minutos de terror vividos por los habitantes de Sichuan este lunes por la tarde.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario