martes, 20 de mayo de 2008

Las cuentas de la Barbie

El gobierno chino elevó esta noche el saldo del terremoto ocurrido en Sichuan a 70,000 muertos.
Yo he pensado largamente si debo reproducir las fotografías que la prensa de China y de Hong Kong han publicado en estos días sobre el desastre. Y lo he pensado, porque son un tema de conversación entre los occidentales con quien he hablado y que se sienten como yo, conmovidos y al mismo tiempo escandalizados por la crudeza de las imágenes.
He decidido no reproducirlas porque estaría pasando por encima de la sensibilidad de la gente que no necesita ver los cuerpos de niños de primaria siendo retirados de los escombros del terremoto, para entender la magnitud de la tragedia.
Alguien con quien hablé ayer me hizo un comentario que creo que es cierto: cuando catástrofes como éste pasan en Latinoamérica, las fotos de los periódicos –estoy hablando de los diarios serios- tienen siempre un toque de esperanza, algo que a los ojos de los lectores haga justificable y soportable el dolor.
Pero aquí es distinto. La crudeza de la realidad está siendo mostrada sin sensacionalismo pero sin anestesia y para mí que vengo de una cultura periodística diferente –católica, debería decir- el resultado es sobrecogedor.
Elegí en cambio esta foto de la agencia Reuters, que me pareció conmovedora y sobre todo simbólica.
Creo que existe mucho resentimiento en occidente contra China, contra su avance incontenible, su apetito por los recursos naturales ajenos y por su escala de producción que hace muy difícil la competencia.
Pero he leído con tristeza los comentarios de lectores en periódicos de Hispanoamérica, que casi se han alegrado de que la naturaleza haya castigado al pueblo chino.
La noción de que China está injustamente sacando ventaja del comercio con los otros países es una visión limitada, porque muchos de los productos que la gente compra en occidente son producidos en China por empresas multinacionales y usando partes importadas.
Como la Barbie en la foto, cuyo precio de venta es unos 20 dólares, de los cuales a China le quedan 35 centavos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario