martes, 6 de mayo de 2008

Una tragedia agravada por el hombre

Nadie puede cuantificar todavía la devastación y la muerte producidas por el paso del ciclón Nargis en Myanmar, pero aunque las autoridades hablan de 15 mil muertos, el número de desaparecidos supera los 30 mil y la cuenta final podría acercarse o incluso superar los 75 mil muertos que ocasionó un violento terremoto ocurrido en Pakistán en el 2005.
Al parecer, la junta militar que gobierna ese país no ha decidido si permitirá la entrada a Myanmar de miembros de organismos internacionales de socorro, cuya presencia es urgente.
La junta se resiste a dejar entrar periodistas. Todos los reportes que han salido de Myanmar en estos días, han sido producidos por periodistas que están ingresando al país haciéndose pasar por turistas.
La tragedia ha sido agravada por el fracaso del gobierno en advertir a su población el peligro al que se enfrentaba, y por la forma lenta y descoordinada como ha reaccionado.
Al tiempo con la pérdida de vidas, Nargis acabó con gran parte de los cultivos de arroz del país, lo que hará aún más aguda la crisis alimentaria mundial. Eso afectará a otros países pobres de la región como Bangladesh y Sri Lanka, que dependen del arroz producido por Myanmar para atender las necesidades de su población.
Según la FAO, Myanmar exportaría este año 500 mil toneladas de arroz, lo que ayudaría a compensar la escasez producida por la decisión de otros países como India y Vietnam, de limitar sus ventas al exterior para proteger a sus consumidores internos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario