viernes, 27 de junio de 2008

Beijing los espera. ¿O no?

El terrorismo es una amenaza real y nadie pide que el país que organiza un evento de la magnitud de los Juegos Olímpicos se la tome a la ligera. Pero el operativo puesto en marcha por China para evitar alteraciones del orden público durante los Juegos se pasa de castaño a oscuro, como lo vivió en carne propia Cecilia, una estudiante norteamericana de 23 años que conocí esta semana en Hong Kong.
Aprovechando el receso de verano en su universidad, Cecilia se embarcó a comienzos de este mes rumbo a Beijing con la ilusión de pasar un mes completo recorriendo China.
Su gira acabó reducida a poco más de una semana, la mitad de la cual la tuvo que pasar en Beijing a la espera de que las autoridades de inmigración le devolvieran su pasaporte. La visa por seis meses que le había dado el consulado chino en Nueva York fue recortada a 10 días, y Cecilia tuvo que dejar China con un cordial pero severo anuncio. “El funcionario que me devolvió mi pasaporte me señaló con el dedo y me advirtió que si me quedaba, me metería en problemas”, me contó la estudiante.
El delito de Cecilia fue omitir una nueva disposición del gobierno chino, según la cual los extranjeros que se alojan en lugares distintos a hoteles deben registrarse en una estación de policía en las primeras 24 horas de su llegada. Para las áreas rurales, la norma da un plazo de 72 horas.
Cecilia fue detectada en una redada que la policía china montó a la entrada de un masivo complejo habitacional de Beijing muy popular entre los extranjeros, y no fue la única ese día en descubrir que no era persona grata en China.
A varios de sus vecinos en el complejo de apartamentos, muchos de ellos estudiantes extranjeros que hacen cursos en universidades e institutos de Beijing, la policía les está cancelando sus visas de estadía hasta que pasen los Juegos Olímpicos. Quiéranlo o no, tendrán que irse del país durante el verano.
La preocupación de las autoridades chinas es que no sólo terroristas, sino también activistas de causas como la independencia del Tíbet o los derechos humanos, puedan estar llegando a China con la intención de sabotear los Juegos. Con eso en mente, el gobierno ha aumentado las restricciones para sacar nuevas visas y está cancelando o suspendiendo las que ya existían.
Muchos de los perjudicados son empresarios con oficinas en Hong Kong y fábricas en China continental, que tienen que tramitar –y pagar- visas para cada visita.
La ofensiva para garantizar que nada altere la tranquilidad de los Olímpicos abarca todas las áreas imaginables y algunas inimaginables.
Vendedores ambulantes, en su mayoría provenientes de fuera de Beijing, han sido enviados a sus lugares de origen hasta que pasen los Juegos. Lo mismo le sucedió a por lo menos 15 asilados de Sri Lanka, Irak y Pakistán, que según la oficina de refugiados de las Naciones Unidas fueron deportados a comienzos del año como parte de la estrategia para “limpiar” la ciudad de elementos indeseables.
También están teniendo problemas las estaciones de televisión internacionales que pagaron cifras multimillonarias por los derechos de cubrimiento de las Olimpiadas y a quienes las autoridades chinas no han dado autorización para que hagan emisiones en vivo desde lugares icónicos de la capital como la Plaza Tiananmen, sino apenas desde los escenarios deportivos.
Incluso una producción cinematográfica, la película Red Cliff del celebrado director chino John Woo, tuvo suspendido su rodaje en Beijing y será terminada en otra locación por disposición gubernamental.
La lista de prohibiciones a propósito de los Juegos Olímpicos es extensa y no se limita a los extranjeros ni a quienes pretender ir a Beijing. Según denuncias de una organización de derechos humanos de Hong Kong, las autoridades en Shangai han enviado una circular a disidentes y miembros de grupos religiosos no autorizados, en la que les informan que tienen prohibido salir de la ciudad y dar sus opiniones a miembros de la prensa extranjera.
Con las restricciones en las visas y las noticias de que los controles policiales se han intensificado, el flujo de turistas extranjeros ha estado por debajo de lo que todos esperaban.
En teoría, el país debe recibir medio millón de visitantes alrededor de la inauguración de los Juegos que será el 8 de agosto, pero muchos dudan ahora que ese prospecto se vaya a cumplir.
En cuanto a Cecilia, la joven turista desdeñada la semana pasada por Beijing, ella no se dejó desanimar y tras una breve estadía en Hong Kong reservó un vuelo a Tailandia en donde según me escribió ayer, fue recibida con los brazos abiertos.

6 comentarios:

  1. Mas q preocupados por el terrorismo estan es empedernidos con las posibles demostraciones en contra de sus politicas de opresion y algunos extranjeros por no estar al tanto de las ultimas regulaciones dan papaya terminando como Cecilia. Tanto como para decir q "Beijing los espera. O no?" no es del todo como para pensarlo dos veces porque realmente la gran mayoria de los asistentes a los olimpicos son locales; los restantes son los deportistas, sus directivos y familiares.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que muchos de los asistentes a los Juegos serán locales, además de los que están involucrados en el evento en sí, pero el 25% de las boletas fueron destinadas para la venta por fuera de China, o sea que en todo caso habrá mucha gente que aún teniendo boleta corre el riesgo de enfrentar problemas a la hora de viajar.

    ResponderEliminar
  3. Hola Adriana: Muchas gracias por ese informe y advertencia.

    Entre los días 3 y 18 de octubre, se realizarán en Beijing las Olimpiadas de la inteligencia, para juegos de estrategia Como Ajedrez, Go, Bridge, Xiangqi y Damas. http://210.51.12.51:8081/wmsg/index.jsp

    Colombia estará representada por Diego Rodríguez 3er Dan en Go, en la modalidad individual, y en la modalidad de parejas iremos Alejandra Guzmán, 5º Kyu y quien escribe, Juan Carlos Pachón, 3er Dan.

    Si el tema es de tu interés, sería interesante poder leer tu punto de vista al respecto.

    ResponderEliminar
  4. Hola Juan Carlos,
    ¿Colombianos que juegan Go? Pasé cuatro años en Japón tratando de entender de qué se trataba. Será por lo que era en japonés...Gracias por el enlace, lo voy a mirar.

    ResponderEliminar
  5. Hola Adriana:

    Gracias por responder. Disculpa que te escriba esto tan largo al blogg. No es necesario que apruebes su publicación. Pero te había respondido directamente el mensaje que llegó a mi correo, y al parecer lo manda a otra parte.

    Pues sí, en Colombia ya somos unos 100 jugadores en Bogotá, Medellín, Cali, Neiva y Yopal. Y otros por ahí regados. Existe la Asociación Colombiana de Go desde 1997, adscrita a la FIG Federación Iberoamericana de Go, y esta a su vez a la IGF International Go Federation. Sé que suena a mucha burocracia, pero es sólo para mostrarte que el Go se ha estado difundiendo por toda Latinoamérica. Leí por ahí en uno de tus artículos, que tue esposo es argentino; precísamente el mejor jugador de la región, es argentino, Fernando Aguilar. En el pasado Campeonato Mundial Amateur quedó tercero, ubicándose como el jugador occidental que mejor resultado ha obtenido en un mundial.

    Me causa gracia que no hayas podido aprender el juego, pero me pongo a tu disposición para enseñarte (se puede por internet en el servidor de kgs.com .

    Si quieres desarrollar el tema te ofrezco bibliografía, links o información en general.

    Para que sepas algo de mí, juego Go desde hace 15 años, lo aprendí en la Universidad Nacional. He participado en 5 Campeonatos Iberoamericanos, mi mejor resultado fue 5º , aquí en Bogotá en 2006. Durante 3 años fui Presidente de la FIG y durante un año fui Presidente de la ACG.

    Quedo a tus órdenes,

    Juan Carlos Pachón

    ResponderEliminar
  6. Hola Juan Carlos,

    Creo que voy a empezar por alquilar "El Maestro de Go" la película del 2006 sobre Go Seigen. La he querido ver varias veces. También voy a salir a ver en dónde juega Go la gente en Honk Kong porque estoy segura de que hay sitios públicos en donde se deben reunir.

    ResponderEliminar

Déjame un comentario