viernes, 8 de agosto de 2008

El ocho del ocho del ocho

Desde hace meses empecé a pensar en el tema: ¿qué cosas extraordinarias me sucederían el día ocho del mes ocho del año 2008 cuando estaría viviendo en China, país en donde la fecha no podría ser más auspiciosa?
A una hora de que se cumpla el plazo debo reportar que me siento engañada y les aviso a todos aquellos en Occidente que están empezando a vivir este día, que no esperen nada especial porque eso de que el número trae suerte porque su pronunciación en chino se parece a la de la palabra “prosperidad”, es puro cuento.
El ocho del ocho del ocho es un día como cualquiera, a excepción quizás de que es un viernes lo cual, admito, tiene su encanto.
Nada bueno me pasó hoy: no me casé como las más de 16 mil parejas en Beijing y las 6 mil en Shangai que decidieron atar el nudo- precisamente hoy. Tampoco tuve hijos, como los centenares de mujeres en toda China que reservaron una cesárea para hoy, convencidas de que los retoños nacidos en esta fecha tendrán una ventaja sobre los que nacieron ayer o nacerán mañana. Los chinos, como se sabe, son híper-competitivos.
Hoy no me gané la lotería como se supone que sucede en los días en que hay abundancia de ochos, aunque quizás eso pasó porque no la compré. Tampoco tuve suerte en la ruleta ni el en póker porque no sé jugar y además el juego está prohibido en Hong Kong.
Nada. Niente. Ni una sola señal de que el ocho es superior al cuatro o le lleva ventaja al siete. Para mí, que todo esto es un invento de los dueños de las casas de banquetes en donde se conmemoran las bodas, de los obstetras, de los fabricantes de amuletos y de varias otras especies de comerciantes.
Que Viva el nueve.

2 comentarios:

  1. Bueno, a lo mejor es una superstición de esas respecto a los números como el 6 donde, recuerdo bien, el 6 de junio del 96 bautizaron a un millon de niñitos por temor a que el diablo se apoderara de ellos, también están los mitos del 13 (el martes especialmente) y del 7 que es dizque el número de dios..

    No creo que los números traigan consigo alegría o infortunio, nada de eso es cierto, lo único es que existan coincidencias, que ese día alguien casualmente se gane una lotería, o que pase algo fuera de lo común, pero no serán en masa como la gente supone..

    Por ahora sigamos intentándo con el chance o el baloto, quien quita!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón y para alguien que no es muy supersticioso como yo, es difícil entender que esas creencias tengan tanta fuerza. Precisamente supe hoy que una enorme rueda Panorámica que hay en Singapur fue puesta a andar en sentido contrario porque varios maestros de Feng Shui dijeron que el sentido inicial en el que daba vueltas era incorrecto.

    ResponderEliminar

Déjame un comentario