lunes, 18 de agosto de 2008

Grandeza china

Una de las cosas que creí que me iba a suceder cuando vine a vivir a Asia es que me iba a sentir alta, pero no pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de que estaba equivocada. Aquí yo soy tan liliputiense como en cualquier otro lugar y ahora entiendo por qué.
Una empresa que asesora a confeccionistas de ropa en las medidas exactas que deben utilizar para planear su producción, acaba de publicar un estudio sobre la fisonomía de las personas en China y su conclusión es sorprendente: contrario a lo que se cree, los chinos son casi tan altos como los occidentales. El promedio de estatura de las mujeres en el país asiático es 164 centímetros, mientras que el de los hombres es 176 centímetros.
La empresa que hizo el estudio se llama Alvanon y para sacar sus conclusiones utilizó escáneres que pueden medir cuerpos totalmente vestidos y los instaló en tiendas de ropa de nueve ciudades de China.
Con ese método Alvanon midió a 12 mil hombres y 17 mil mujeres de 15 a 60 años y no sólo estableció cuánto han crecido los chinos, sino que confirmó lo que se puede apreciar a simple vista y es que los occidentales son mucho más gruesos que los chinos.
La cintura de las chinas es en promedio de 71 centímetros mientras que la de las norteamericanas mide 86 centímetros. El busto, como dirían en los concursos de belleza, es de 78 centímetros en China y de 93 en Estados Unidos, mientras que las caderas que por aquí miden discretos 89 centímetros, en el país del Tío Sam se explayan 107 centímetros. En promedio, las chinas pesan 57 kilos contra 70 de las norteamericanas.
En el caso de los hombres las diferencias también son dramáticas. Los chinos pesan 65 kilos, o sea 20 kilos menos que el promedio de los estadounidenses. También tienen menos pectorales: 89 centímetros contra 104.
Lejos de ser anecdótico el estudio de las medidas de los chinos les sirve a las empresas interesadas en vestir a los 1.300 millones de consumidores chinos y que no son sólo las grandes corporaciones multinacionales sino empresarios de todos los tamaños en todos los continentes, Latinoamérica incluida.
La investigación no predice cuánto más crecerá la población china, pero sí muestra que en la década de 1992 al 2002 la estatura promedio de los jóvenes entre 2 y 18 años aumentó casi 4 centímetros. Por supuesto que hay pocos casos como el del gigante Yao Ming que con sus 2,36 metros hace parecer enanos a sus colegas basquetbolistas, pero son cada vez más raras también las personas por debajo de un metro y medio, como los ancianos y ancianos que a veces se ven por las calles de Hong Kong.
En todo caso si de tamaño se trata, se puede decir con certeza que China tiene tanta grandeza como sus rivales en Occidente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario