viernes, 22 de agosto de 2008

Monopolio emergente

Con los Olímpicos de Beijing a pocos días de terminarse, sospecho que el respetable público debe estar acercándose al punto de saturación sobre el tema China.
Pero creo también que más vale acostumbrarse, porque como van las cosas sólo tendremos más y más China en nuestras vidas.
O al menos eso fue lo que pensé cuando leí hoy que la nueva edición mundial del juego Monopolio, que en lugar de calles tendrá los nombres de ciudades, incluye tres capitales chinas -cuatro, si se cuenta a Taipei- pero sólo una estadounidense, una francesa y una inglesa.
¿Será una señal de los tiempos? ¿Un presagio de hacia dónde se mueve el péndulo de la historia?
Técnicamente, es el reflejo de la votación de más de 5 millones de aficionados al Monopolio que a comienzos de este año se tomaron el trabajo de entrar al sitio web del fabricante del juego y votar por su ciudad favorita.
Pero es más que eso. Hace 70 años, las propiedades en las primeras ediciones del Monopolio estaban donde estaba el capital o sea en Estados Unidos e Inglaterra. Hoy en día hay otras capitales del capital y los votos aparentemente inocentes de los jugadores de Monopolio parecen ser un reflejo de eso.
Buenos Aires, Río de Janeiro, Santiago, Bogotá, México y Caracas eran las únicas capitales latinoamericanas entre las 70 nominadas, pero ninguna llegó a la lista final como sí lo hicieron Sidney, Montreal, Barcelona, Jerusalén, Estambul y la archiconocida Gdynia, que para todos aquellos que nunca abrieron un libro de geografía, queda en la región de Kashubia en Pomerania del Este. Cualquiera sabe eso.
Lamento mucho que mi querida Latinoamérica no figure en el nuevo Monopolio (¿por qué nadie me contó que había que votar?), pero me alegra que un juego que pretende ser global trate de ser eso: global. Y espero sinceramente que sea un éxito de ventas en Estados Unidos, en donde hay gente que el único “Turkey” que conoce es el que come el Día de Acción de Gracias.
Es que a pesar de que hay ediciones más o menos locales del Monopolio para muchos países –yo crecí en Colombia con una en que las propiedades tenían nombres de calles argentinas: Perú, Pichincha, Avenida del Libertador- en muchos lugares el Monopolio sigue teniendo referencias norteamericanas o inglesas.
El Monopolio con el que juegan mis hijas, para no ir más lejos, es bilingüe en inglés y japonés, pero las propiedades en el tablero no podrían ser más estadounidenses: Pennsylvania Avenue, St. Charles Place, Tennessee Avenue.
Por eso me encanta que la nueva edición del Monopolio incluya ciudades como Riga en Latvia o Kiev en Ucrania y que Beijing, Shangai, Hong Kong y Tokio también estén representadas.
Por supuesto que también aparecen Londres, París y Nueva York porque habría que estar loco para no querer tener una propiedad en alguno de esos lugares, pero me parece sano que ahora que Occidente mira más hacia Oriente, las nuevas generaciones de todas partes tengan contacto con un mundo más diverso, así sea sólo en un tablero de juegos y negociando con dinero de papel. Por algo se empieza.

2 comentarios:

  1. Adriana

    Ya quedo publicado el blog en www.radiolaradio.com

    Miralo y me cuentas si te gusto o le hacemos cambios

    Tambien esta el link que va directo al blog

    Quedo pendiente

    Saludos

    Francisco

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco,

    Gracias por tu comentario. No pude ver el link al blog. Me orientas un poco?

    ResponderEliminar

Déjame un comentario