miércoles, 13 de agosto de 2008

Un cambio olímpico de opinión

Siempre creí que la natación, la gimnasia y el atletismo estaban entre los deportes más emocionantes de ver en unos Juegos Olímpicos, pero ahora que vivo en Hong Kong me he dado cuenta de que estaba equivocada.
Gracias a los directores de las transmisiones locales, he descubierto que la esgrima, el tiro al blanco y el bádminton son muchísimo mejores.
¿Quién perdería el tiempo viendo un partido de tenis en el que Rafael Nadal empieza a abrirse paso hacia la medalla de oro, cuando puede deleitarse con una batalla de buen badminton entre chinos y coreanos?
Ni que hablar de una buena sesión de tiro, pausada y sin apuros, en la que los deportistas se quedan inmóviles por intervalos tan largos que uno alcanza a ir al baño y pasar por la cocina a prepararse un café. ¿Puede haber algo más conveniente que eso?
En mi opinión, sólo un loco cambiaría un buen encuentro de esgrima en el que los contendores están elegantemente vestidos, por una aburrida sesión de voleibol de playa que somete a los espectadores a ver deportistas luciendo diminutos trajes de baño.
Mi súbito cambio de preferencias deportivas se debe a que los canales locales de televisión, con muy buen juicio, han resuelto que las únicas competencias que pueden interesar a sus televidentes son aquellas en las que China tiene posibilidades de ganar medallas.
Si no fuera por esa acertada decisión, a estas alturas de los Juegos yo no sabría nada de judo, levantamiento de pesas, ni ping-pong y seguiría insistiendo en querer ver deportes trillados y hasta pasados de moda como el fútbol.
Claro, China también es favorita en gimnasia, con lo que esa disciplina ha hecho parte de mi menú olímpico. Pero lo bueno es que los directores de las transmisiones me ahorran el trabajo de tener que ver a equipos como el norteamericano y el ruso y se concentran en la actuación de sus compatriotas, con lo que yo no gasto tiempo precioso.
Siento alivio de saber que no tendré que ver más esas tediosas carreras de atletismo de 100 y 200 metros y que en los próximos días podré concentrarme en las competencias de remo, en las que China aspira a ganar 11 medallas. Desde ya estoy estudiando las normas del remo para poder dar opiniones informadas en este blog.
Yo ya me consideraba afortunada de poder ver los Olímpicos en tiempo real y a horarios razonables - al contrario de los aficionados en otros continentes que deben trasnochar o madrugar- pero nunca me imaginé que estar en esta parte de China durante los Juegos, me iría a abrir toda una nueva perspectiva de apreciación del deporte.
¿Será muy tarde para tratar de conseguir boletas para taekwondo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario