lunes, 29 de septiembre de 2008

La muerte ecológica

Si eres una de esas personas que se pasa la vida fumando, mezclas las botellas con los periódicos a la hora de sacar la basura, jamás llevas bolsas de tela al supermercado y usas el carro hasta para ir a la tienda de la esquina, te tengo buenas noticias: nunca es tarde para redimirse del pecado de la contaminación.
O al menos eso es lo que dice Simon Chau, el principal abanderado de la “muerte ecológica” en Hong Kong.
Además de militante verde, Chau es columnista del periódico China Daily y fue a través de una de sus columnas que me enteré de que en esta ciudad que consume, contamina y desperdicia a un ritmo desaforado, es posible descansar en paz con la naturaleza.
Ésta es la última Coca Cola del desierto en moda funeraria:


Ataúdes hechos de papel reciclado.

Hace un par de semanas le envié un email a Simon Chau pidiéndole que me llevara a conocer los ataúdes de papel. Mis hijas no me creyeron cuando les dije que mi interés era puramente profesional y el día de la cita me imploraron que no fuera. Sólo cuando las convencí de que no pienso morirme en los próximos 40 años me dejaron salir del apartamento.
Me encontré con Chau en una estación de tren y de allí fuimos a un edificio en un barrio industrial, en la parte de Hong Kong que no es isla sino territorio continental de China.
Sentí alivio cuando descubrí que los ataúdes estaban en un depósito y no en una funeraria. Ya me veía estudiando las virtudes ergonómicas de los féretros de papel aglomerado haciendo lo imposible para no mirarle la cara a un difunto.
El importador de los ataúdes, el empresario John Lam, me explicó que el tiempo de combustión de un féretro de papel es una cuarta parte del de uno hecho de madera.
No es poca cosa.
La polución en la antigua colonia británica es una de las más altas de Asia y la contaminación generada por las cremaciones, que es el método funerario más usado, ayuda a empeorarla. Reducir el tiempo de incineración de las dos horas y media actuales a los 26 minutos en que se consume un cajón de papel aglomerado, nos daría un respiro a los habitantes de esta ciudad. Literalmente.
“Además de que se queman mucho más rápido, los ataúdes de papel no tienen partes de metal ni plástico, ni el barniz carcinógeno con que están terminados lo de madera”, me contó Lam.
Sorprendentemente parecidos a los ataúdes convencionales, los hechos con papel reciclado pesan apenas 15 kilos pero resisten el peso de una persona de hasta 200. Le pregunté a Lam si no existía el riesgo de que la pared inferior del cajón se desprendiera y el cuerpo del difunto se cayera en la mitad del servicio funerario. "Es físicamente imposible", dijo riéndose y me demostró que además de resistentes, sus féretros son livianos.



El problema es que se necesita algo más que la razón y la física para romper con tradiciones que se remontan varios siglos.
"La industria funeraria dice que los ataúdes de papel no son aceptables en la cultura china porque nadie sería tan irrespetuoso de envolver a un ser querido en papel, pero yo digo que lo que es moralmente inaceptable es usar ataúdes que le causan un mal a toda la sociedad”, se queja Simon Chau.
Es un argumento poderoso, pero la tradición es la tradición, aún más en sociedades milenarias como ésta. En todo caso, las ONGs ecológicas en Hong Kong no van a dar marcha atrás y seguirán tratando de convencer a la opinión pública de que se puede ser moral o inmoral hasta en la muerte. “Llegará un día en que la gente piense que tumbar árboles y emitir toneladas de dióxido de carbono es una actitud antisocial y quienes lo hagan serán mal vistos. Algo así como lo que sucede hoy con el cigarrillo”, remató Chau.

7 comentarios:

  1. Hola adriana como estas te hablo desde santa marta colombia estoy interaezado en comercializar ataudes de carton en colombia ayudame a conseguir la direccion de los fabricantes en china para contactarme te felicito por tu blog sera gracias
    guillermo valencia
    santa marta- colombia

    ResponderEliminar
  2. Hola Guillermo León,
    Con mucho gusto. El importador de los ataúdes en Hong Kong se llama John Lam. Sus teléfonos son (852) 2333-2343 y (852) 8201-4144. Él los compra en China continental y seguramente te podrá poner en contacto con los fabricantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Adriana, te veo en esa 'balsa' tan relajada que es imposible que no seas feliz en Hong Kong. He estado paseando por tu blog y volveré a meter la nariz como es debido. Me encanta haberte reencontrado, ya parece que fué en otra vida que tomábamos café en Miami. Yo, sigo aquí.
    Un beso bien grande.
    Mariana

    ResponderEliminar
  4. Hola Mariana,

    Qué lindo reencontrarte por este medio. El tiempo pasa y sí... a veces se siente como si el pasado perteneciera a otra vida, o a otra persona.
    Gracias por escribirme, lo aprecio mucho.
    Otro beso para tí.

    ResponderEliminar
  5. Voy a hacer una pregunta un poco cruel pero en serio me intriga: los ataudes de papel se demoran 26 minutos en quemarse pero el muerto? Ese se demora lo mismo si está entre papel o entre madera, por lo que he oído los huesos se demorán una eternidad en calcinarse, así que a la larga el tiempo del horno encendido será el mismo, no?

    ResponderEliminar
  6. muy interesante este reportaje, al parecer el papel reciclado sera una muy buena idea para mantener al planeta saludable
    saludos y que DTB

    ResponderEliminar
  7. Cual es el costo del feretro?, se puede comercializar en México? y cual seria el costo final al entrar al pais?. Gracias

    ResponderEliminar

Déjame un comentario