miércoles, 24 de septiembre de 2008

Una Primera Dama Ok

Hoy hice el ejercicio mental de tratar de nombrar al menos cinco Primeras Damas asiáticas, pasadas o presentes. Pensé y pensé. Me levanté del escritorio y me serví un café. Como en la canción de Serrat, miré al techo buscando inspiración. Me exprimí las neuronas. Exploré cada rincón de mi cerebro. Abrí mentalmente mis libros de historia.
Acabé rindiéndome, después de producir dos nombres: Imelda Marcos, la esposa del dictador filipino Ferdinando Marcos -famosa entre otras cosas por su inagotable colección de zapatos- y Jiang Qing, la esposa de Mao, ejecutada por contra-revolucionaria tras la muerte del dirigente chino.
Decidí recurrir a Google pero eso tampoco me ayudó, pues cuando le pedí que buscara “Asian First Ladies” me devolvió una larga lista de “Asian Ladies”, de un tipo diríamos… menos señorial
¿Será que soy ignorante o que la mayoría de las Primeras Damas asiáticas pasan sin pena ni gloria por el poder?
Una cosa es cierta: si yo hiciera toda mi tarea, me habría enterado antes de la existencia de una Primera Dama que no tiene fama pero al parecer sí mucho poder y quien por estos días estaría incluso remplazando en sus funciones oficiales al propio líder del país.
Se trata de Kim Ok, antigua secretaria y hoy compañera permanente del dictador norcoreano Kim Jong-il.
El “Querido Líder”, como se hace llamar el autócrata cuyo padre fundó Corea del Norte en 1948, sufrió el mes pasado un colapso que lo ha mantenido alejado de sus funciones oficiales. Sentada al pie de su cabecera, especulan los servicios de inteligencia, la señora Ok parece estar tomando decisiones y firmando documentos oficiales por él.
Veintidós años más joven que Kim Jong-il (el dictador cumplió 66) la primera dama “de facto” no es una recién llegada a las lides del poder. Además de secretaria del dictador también es su confidente y lo ha acompañado en misiones oficiales como en su más reciente visita a China en el 2006.
Los rumores son que Kim Ok jugará un papel importante en la escogencia del sucesor del “Querido Líder”, entre otras cosas para protegerse de una purga al estilo de la que mandó al patíbulo a Madame Mao. Si le sale bien la jugada, dicen algunos analistas, la primera dama norcoreana tendrá un futuro más que Ok.

2 comentarios:

  1. se ven genial y bella, usted y su niña. tu esposo remando no luce igual.

    a ver, esta interesante el articulo, me gustaria saber cual es la experiencia de una latinoamericana devivir en japon

    ResponderEliminar
  2. Yo también opino que tu esposo remando no se ve tan genial ;)

    ResponderEliminar

Déjame un comentario