martes, 4 de noviembre de 2008

Una cuestión de carácter

Cuando veo a mis hijas padecer con su tarea de chino o tratando de memorizarse ideogramas para un examen, hago lo que haría cualquier madre en mi lugar: mentir con alevosía.
Pongo mi mejor cara de consideración y les aseguro que el chino es un idioma como cualquier otro, que basta con concentrarse en las clases y repasar un poco en la casa y les vaticino que a la vuelta de unos pocos meses se sentirán mucho más confiadas con el idioma. “Si yo fui capaz de aprender inglés de vieja, ustedes son capaces de aprender chino de niñas”, remato sonriente.
Claro que yo no me creo mis mentiras. El chino es un idioma endemoniado que cuesta sangre aprender y de ninguna manera se adquiere por ósmosis.
Yo no he estudiado ni pienso estudiar. No puedo ni darles instrucciones a los taxistas en cantonés, el dialecto local, y me aguanto que me pongan cara de condescendencia cuando no logro explicarme en inglés. La vida es muy corta y las horas que invertí tomando clases de japonés en Tokio han saldado para siempre mi deuda con los idiomas.
Nada de esto se los digo a mis hijas y como rara vez leen mi blog no hay peligro de que lo descubran. No es que no les interese lo que escribo sino que están muy ocupadas... estudiando chino.
En todo caso, al decir que los idiomas orientales son imposibles y aprenderlos es un martirio para cualquier ser humano - incluyendo los chinos- no estoy diciendo nada nuevo.
De hecho, el otro día descubrí que el sitio de Internet RecordCup acaba de lanzar una votación entre sus lectores para elegir los caracteres más difíciles de aprender y estos son los que van ganando hasta ahora:


Esta telaraña incomprensible quiere decir "Exorcismo" y aunque no pude contar bien, yo diría que tiene más de 60 trazos distintos. Los trazos son los palitos que componen cada carácter y que normalmente se escriben con un solo movimiento.
En el chino como en el japonés, no basta con aprenderse los trazos sino que hay que escribirlos en un orden específico. ¿Habrá algo más demente que tener que aprender a dibujar sesenta palitos en un orden determinado para poder escribir una palabra?
Afortunadamente no es de esas palabras que uno tiene que usar todos los días: “¿Hola, cómo te fue con tu exorcismo ayer?"
Éste es, según RecordCup, el segundo carácter más de difícil de aprender:

Quiere decir “dragón volador” y nuevamente yo diría que es de poco uso: “¿viste al dragón volador que pasó esta mañana?"
Y así sigue la encuesta.
No voy a decir que toda la escritura china es tan enrevesada como este par de caracteres, pero ojala fuera como los primeros ideogramas que me enseñó mi profesora en Japón y que me hicieron creer, falsamente, que algún día yo lograría dominar esa lengua.
Sospecho que algún día el chino se va a simplificar y que colectivamente se encontrará alguna manera de hacerlo más popular.
Eso, o los chinos -al igual que los indios- aprenderán todos inglés y ningún extranjero tendrá que sufrir con los caracteres ni con el orden caprichoso de sus trazos.

4 comentarios:

  1. Dile a tus hijas que me muero de la envidia, seria feliz aprendiendo Chino. Que aprovechen, que despues se van a dar cuenta de lo importante que es conocer y hablar esa lengua.Tengo loco a Julian para que aprenda, pero no le puedo atiborrar de mas responsabilidades.
    Te leo siempre, me encanta tu blog, escribes como hablas y como piensas,parece que estuvieras al frente mio charloteando. Aprendo un resto de tus experiencias.Gracias por compartirlas.
    Te felicito, esta maravilloso!
    Besos,
    Mune

    ResponderEliminar
  2. Hola Muñe,

    Me encanta que te guste el blog y que vengas a charlotear por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me muero de la risa Nanita, de sólo imaginarme tu cara de remate sonriente, ja,ja, pobres enanas qué dura tarea, pero bueno, les servirá cantidades. Una delicia leer tu blog, abrazos
    Ilse

    ResponderEliminar
  4. El otro día conocí a una mujer que educa a sus cuatro hijos en la casa porque piensa que los colegios los alienan. Es japonesa criada en Estados Unidos. ¿Será que cuando chiquita la sentaban a estudiar japonés como mis hijas estudian chino?

    ResponderEliminar

Déjame un comentario