jueves, 5 de febrero de 2009

Otla vez...un blog

Cualquiera que tenga un blog sabe lo difícil que es lograr que la gente se desvíe de su camino en Internet y entre a un sitio nuevo del cual no tiene ninguna referencia. Yo he sido bloguera durante casi un año y como el resto de mis colegas vivo ensayando formas -gratuitas, aclaro- de hacerme notar en la congestionada blogosfera.
Si no es fácil para mí, no quiero ni pensar lo que debe ser sobresalir en el espacio virtual chino, en donde según acaban de revelar, cada bloger tiene no un millón, ni veinte ni cincuenta, sino ¡162 millones de competidores!
Así es. Hay 162 millones de blogs en China. Cuatro veces la población de Colombia, ocho veces la de Australia y quince veces la de Cuba.
Como el total de chinos que son usuarios de Internet no llega a 300 millones, eso significa que más de la mitad de los internautas del país asiático no se contenta con navegar sino que ha creado su propia tribuna para poder opinar. No sé qué les parecerá a los demás, pero a mí me parece una revolución.
La pregunta es: ¿sobre qué escriben los blogueros chinos?
Mi conocimiento del mandarín se reduce a cinco o seis ideogramas por lo que quizás en uno o dos lustros pueda responder. Mientras tanto, para eso hay blogs en inglés cuya misión en la vida es traducir la febril actividad de los blogueros que escriben en chino.
La respuesta es que escriben de cualquier cosa.
Uno de los blogs más exitosos es el de la actriz y directora Xu Jinglei, que habla no sobre el glamour de su profesión sino sobre su vida cotidiana, lo cual evidentemente ha tocado una fibra entre los cibernautas de su país.
A falta de algo mejor, encontré una antigua traducción al inglés del blog de Jinglei, que el lector desocupado puede visitar aquí.
Muchas celebridades tienen blogs exitosos, lo mismo que economistas que ofrecen consejos sobre cómo invertir y sexólogas que se atreven a hablar de temas que todavía son tabú en los medios oficiales chinos.
Muy popular también es el blog del comentarista de entretenimiento Song Zude, quien se despacha contra artistas y cantantes con una impunidad envidiable.
En una de sus más recientes diatribas, Zude crucificó a la actriz Zhang Ziyi -la de Héroe y La Casa de las Dagas Voladoras- por haberse dejado fotografiar semidesnuda en compañía de su novio israelí.
Es una anécdota insignificante, ya lo sé, pero me sirve de pretexto para colgar la foto, que está buenísima. (Hablando de los trucos sucios que usamos los blogueros para aumentar nuestra audiencia...)
Desafortunadamente, no todo es felicidad en la blogosfera china y cada cierto tiempo el gobierno lanza a sus sabuesos electrónicos para que detecten a los sitios y los escritores que pueden estar infectando las mentes de los lectores con ideas estrambóticas como democracia y libertad de expresión.
La última embestida sucedió hace algunos días y con el argumento de hacer una limpieza de sitios pornográficos e inmorales, clausuró una popular plataforma de blogs y sacó del aire a varios activistas políticos.
Mi interpretación, es que el clima de apertura que ha permitido que hayan aparecido 162 millones de blogs en China se está deteriorando por cuenta de la desaceleración económica.
Las autoridades, que durante años han tratado de mantener el equilibrio entre dejar que la Internet crezca sin que eso signifique perder el control, no están dispuestas a permitir que cualquier persona con un computador al alcance empiece ahora a agitar a las masas.
También creo que los blogueros recién censurados encontrarán otro espacio para volver a conectarse con sus lectores, porque la Internet es una avenida ancha que no le pertenece a nadie, ni siquiera al partido que ha estado en el poder 60 años en este país.
Mi papá siempre decía que "cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana". Yo diría en este caso que "cuando el hambre entra por la puerta, la libertad sale por la ventana".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario