lunes, 27 de abril de 2009

Deseo, peligro 2

Creí que podía declarar suficiente ilustración sobre la contradicción entre la mojigatería del gobierno chino y la liberalidad de sus gobernados, pero unas fotos que me manda un querido lector, son prueba contundente y descarada de lo que sostengo.
Juan Pablo Acevedo es un estudiante colombiano que vive en la ciudad china de Wuhan, provincia de Hebei y a menudo cuando se asoma por la ventana de su dormitorio en el campus, se encuentra con escenas que si fueran incluidas en una película no pasarían la implacable censura de la autoridad.
"Este es el show que tengo todos los días al mediodía y en la noche desde la ventana de mi cuarto. Es un camino transitado y cuando pasa gente al lado ellos no se inmutan", me describió Juan Pablo.
Las fotos no son tan explicitas como para parecer cine rojo, pero resolví incluir la más pacata en caso de que a alguna de mis hijas se le ocurra pisar el blog en estos días.



Debo decir que jamás vi nada ni siquiera parecido en Hong Kong (ni en ninguna otra parte), pero se me ocurre que quiás haya una conexión entre el excesivo control del gobierno sobre lo que la gente puede ver y oir en los medios en China y la necesidad de liberarse.
En todo caso tampoco hay que intelectualizar demasiado. Simplemente cuando hay deseo, hay peligro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjame un comentario