martes, 6 de octubre de 2009

Los primeros 60

No sería la inauguración de un Mundial de Fútbol o la apertura de unos Juegos Olímpicos, pero en todo caso la conmemoración de los 60 anos de fundación de la República Popular China el jueves pasado, fue un espectáculo digno de verse.
Aparte de las acrobacias, las super-elaboradas coreografías y los prodigiosos fuegos artificiales nocturnos (no por nada los chinos inventaron la pólvora), a mí me impresionó el desfile militar presidido por el mandatario Hu Jintao y que permitió constatar de primera mano en qué va el desarrollo bélico del país que aspira a ser la próxima potencia global.
Los gastos de defensa chinos –al menos los que el país asiático declara oficialmente- siguen siendo irrisorios comparados con los de Estados Unidos si se tiene en cuenta el tamaño de su población y la extensión de su territorio, pero hay una diferencia fundamental y es que China no es ni aspira a ser una democracia.
La falta de transparencia que caracteriza al régimen de Beijing impera también en lo militar y si es poco lo que se sabe acerca del armamento que está comprando y desarrollando, más nebulosa aún es la noción de por qué lo tiene y cómo piensa usarlo. No se trata de estigmatizar al gigante asiático por envidia de su creciente influencia mundial, pero si el siglo XXI será el siglo de China, es legítimo preguntarse qué clase de mundo tienen los chinos en mente.
En su reporte este año al Congreso norteamericano sobre la capacidad militar china, el Pentágono dijo que las tecnologías y las armas que el país está perfeccionando sirven no sólo para intimidar y atacar a Taiwán, su enemigo natural, sino también para disputar la superioridad de las fuerzas aéreas y navales estadounidenses.
La queja de los norteamericanos es que China está en un acelerado proceso de transformación de su ejército, que de ser una fuerza masiva diseñada para pelear largas guerras dentro de su territorio, se está convirtiendo en una fuerza capaz de ganar conflictos cortos y de alta intensidad con adversarios tecnológicamente sofisticados, precisamente como Estados Unidos.
Uno de los ejemplos más claros de esa estrategia es la velocidad a la que China está construyendo submarinos. Los expertos creen que China ya tiene más submarinos que Rusia y es posible que antes de que termine esta década haya superado también a los norteamericanos. Cuál es el propósito de esa carrera armamentista, es lo que todo el mundo se pregunta.
El argumento de Beijing es que comparado con el de otras potencias su gasto militar sigue siendo muy bajo y que su objetivo es desarrollar un ejército que sea proporcional a su fuerza económica y a su estatus internacional.
Es un anhelo legítimo, dirán algunos. ¿Si otros países tienen un ejército sofisticado por qué China, que ya es la tercera economía del planeta, no lo podría tener?
Volviendo al desfile, estoy segura de que dejó perplejo a más de uno. Además de los soldados y de las armas más convencionales, China exhibió 108 misiles de corto y largo alcance, que le crearían dificultades a Estados Unidos en caso de que se produjera un conflicto entre ambos países, motivo la soberanía de Taiwán.
Para los que se perdieron el despliegue militar de la década, más adelante incluyo una selección de fotos de la agencia Xinhua, pero permítanme comenzar por las arrebatadoras señoritas que hacen parte de las Milicias Civiles de Beijing y que con sus minifaldas rosadas y botas a go-go, deben ser un arma de destrucción masiva más peligrosa que cualquier misil.




Las milicianas marcharon con perfecta sincronización despertando rabiosos aplausos de los espectadores y hasta una pícara sonrisa del presidente Hu Jintao. En un día lleno de simbolismos el mandatario chino eligió usar una chaqueta Mao, para que a nadie le quede duda del camino que su país va a seguir transitando.


El elemento femenino en el desfile del jueves fue tan vistoso y llamativo, que seguramente la belleza y no sólo el amor a la patria, pesaron a la hora de seleccionar a las participantes.





Pero ya basta de chismes. Vuelvo a lo serio: aqui están China y su poderío militar, cortesía de Xinhua:













5 comentarios:

  1. Super interesante, lo vi por TV pero leerlo de ti me resulta mucho mas ameno.
    beso
    Paz

    ResponderEliminar
  2. Hola estimada blogger
    Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
    Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
    Si deseas no dudes en escribirme a jackiesj0801@hotmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Jackie

    ResponderEliminar
  3. Me pregunto a menudo qué clase de sociedad es la China, cómo ven el mundo, cuáles son sus aciertos y desaciertos. Al venir aquí muchas veces encuentro respuestas...

    Gracias,

    RDS

    ResponderEliminar
  4. Habría sido interesante resaltar la otra cara del desfile: los lemas chinos, el desarrollo tecnológico y científico, lo no-militar, lo histórico.

    ResponderEliminar
  5. ¿Has pensado en hacer un libro con lo mejor de este blog? Sería interesante, y excelente material de lectura.Sobre todo si no se tiene internet todo el tiempo como yo (je je)...

    ResponderEliminar

Déjame un comentario